Pruebas diagnósticas y de confirmación

La enfermedad de Gaucher es una enfermedad rara que presenta signos y síntomas que pueden confundirse con los de muchas otras afecciones. Sin embargo, existen una serie de pruebas que permiten emitir el diagnóstico definitivo de la enfermedad.

Análisis enzimático

La enfermedad de Gaucher está causada por una reducción significativa de la enzima ß-glucosidasa ácida. La actividad enzimática de la ß-glucosidasa ácida puede medirse utilizando una muestra de sangre seca (dry blood spot, DBS). Sin embargo, el método de referencia para el diagnóstico de la enfermedad de Gaucher es la demostración de la actividad deficiente de la enzima ß-glucosidasa ácida en leucocitos periféricos, fibroblastos cultivados o en células del líquido amniótico. Los análisis enzimáticos no distinguen entre los diferentes tipos de enfermedad de Gaucher.

Diagnóstico molecular

La prueba de ADN puede utilizarse para ayudar a diagnosticar y detectar el estado de portador. Aunque ya se han identificado actualmente numerosas mutaciones asociadas a la enfermedad de Gaucher, un resultado negativo no garantiza necesariamente la ausencia de un alelo de la enfermedad de Gaucher. Sin embargo, se ha demostrado la presencia de algunas asociaciones, sobre todo en la población judía asquenazí. En este grupo, aproximadamente 1 de cada 17 personas es portadora de la mutación en el gen de la ß-glucosidasa ácida 1 (GBA1). Dos mutaciones son las responsables de hasta un 80‑90 % de las mutaciones observadas en pacientes judíos asquenazíes con la enfermedad de Gaucher: N370S y 84GG. Las mutaciones L444P y N370S representan más de la mitad de las mutaciones en pacientes blancos no judíos.

Pruebas histológicas

El método clásico para diagnosticar la enfermedad de Gaucher era la identificación de células de Gaucher cargadas de lípidos en un aspirado medular, una biopsia hepática o una esplenectomía. Sin embargo, se han descrito células muy similares (llamadas células pseudo-Gaucher) relacionadas con otras enfermedades entre las que se incluyen:

  • leucemia granulocítica crónica;
  • leucemia linfocítica aguda;
  • linfomas;
  • talasemia;
  • mieloma múltiple;
  • enfermedad de Hodgkin.

Las técnicas bioquímicas y moleculares son más específicas y menos invasivas por lo que actualmente se desaconseja la evaluación histológicade rutina.

Marcadores bioquímicos

El plasma de los pacientes con la enfermedad de Gaucher presenta niveles elevados de diversas enzimas específicas de los macrófagos y algunas pueden utilizarse como biomarcadores en la monitorización periódica. El hallazgo de niveles elevados de uno o más de estos marcadores nunca es suficiente para diagnosticar la enfermedad de Gaucher, ya que estos marcadores también pueden presentar niveles elevados en otros trastornos. Estos biomarcadores incluyen:

  • Quitotriosidasa
  • Enzima convertidora de angiotensina
  • Fosfatasa ácida tartrato-resistente (tartrate-resistant acid phosphatase, TRAP)

Además, en pacientes con la enfermedad de Gaucher también suelen observarse niveles elevados de ferritina, niveles bajos de vitamina B12 e hipocolesterolemia. No obstante, los biomarcadores mencionados en esta sección no son suficientes ni necesarios para emitir un diagnóstico definitivo de Gaucher dada su vinculación con otros muchos trastornos.